Noiz argitaratua Asteazkena, 2015.eko Abuztua 26

La Presidenta del Parlamento visita la escuela de verano de la Asociación Navarra de Autismo

Ainhoa Aznárez Igarza se compromete a trabajar para lograr la inclusión de esta discapacidad invisible

La Presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez Igarza, ha visitado hoy la escuela de verano de la Asociación Navarra de Autismo, invitada por su presidenta Amaya Ariz Argaya quién le ha acompañado por el centro explicando el trabajo que desarrollan los 150 voluntarios y 20 profesionales con los 70 niños y niñas que acuden diariamente, de 09:00 a 14:00 de lunes a viernes.
Ainhoa Aznárez Igarza ha señalado la importancia de atender a la diversidad y hacerlo desde lo público para que “haya igualdad de oportunidades para todos los niños y niñas. Así mismo es muy importante también la inclusión de estas personas con esta discapacidad invisible en la sociedad y para ello es importante que la sociedad sea tolerante con los comportamientos diferentes de estas niñas y niños”.
La escuela de verano se desarrolla en el colegio público José María de Huarte, en el barrio de San Juan, un espacio cedido a través de un convenio con el Ayuntamiento de Pamplona y que según ha explicado Ariz, “pretendemos que la cesión sea plurianual y se convierta en centro de referencia”. Amaya Ariz ha explicado a la Presidenta del Parlamento que al mismo tiempo se realiza a través del servicio de conciliación del Ayuntamiento un trabajo de “inclusión con este servicio, se trata de que no se pongan límites por las diversidad. Hemos logrado que nuestros peques a pesar de las dificultades puedan acudir dos días a la semana a este servicio de conciliación”.
A este respecto ha pedido a Ainhoa Aznárez Igarza que desde su posición de Presidenta del Parlamento impulse la eliminación de las distintas trabas que todavía dificultan la inclusión de estos niños y niñas en la vida cotidiana, una tarea a la que se ha comprometido Ainhoa Aznárez firmemente.
En la visita, la Presidenta del Parlamento ha conocido las distintas dependencias donde se desarrolla el trabajo de los profesionales. Cada aula tiene cinco niños, un psicólogo, un cuidador y una persona por niño que son voluntarias, “algo que es un lujo” ha expresado Amaya Ariz. Esta ha dicho que es al mismo tiempo la escuela “sirve para formar a estos voluntarios que suelen estar en prácticas, hay psicólogos, pediatras, pedagogos, son personas con perfil muy alto”.
Tras la escuela de verano, cada niño y cada niña recibe un informe que los padres pueden aportar a su centro escolar así como al pediatra lo que ayuda a la hora de evaluar sus necesidades. “Se realice un plan, con las necesidades que cada niño y niña tiene que trabajar, necesidades académicas, logopedas, de comunicación, etc, cada uno trabaja de manera individualizada lo que necesita”, ha informado Maya Ariz.
La Asociación Navarra de Autismo tiene un presupuesto que supera los 220.000 euros, de los que reciben a través de subvenciones apenas un 10%, algo que espera sea corregido por el nuevo Gobierno.