Noiz argitaratua Asteartea, 2015.eko Abendua 15

El debate del dictamen en relación con la reforma fiscal concluye este miércoles con Sociedades e Hidrocarburos

Se han incorporado 9 enmiendas al proyecto de Ley de modificación del IRPF, todas de Geroa, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e I-E, y ninguna al de Patrimonio

La Comisión de Hacienda y Política Financiera ha iniciado esta tarde el debate del dictamen en relación con el proyecto de Ley Foral de modificación de diversos impuestos y otras medidas tributarias por el que se modifican parcialmente el Texto Refundido de la Ley Foral del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por Decreto Foral Legislativo 4/2008, de 2 de junio, la Ley Foral 13/1992, de 19 de noviembre, del Impuesto sobre el Patrimonio, la Ley Foral 24/1996, de 30 de diciembre, del Impuesto sobre Sociedades y el Impuesto de Hidrocarburos.


Se trata de un conjunto de medidas que, impulsadas por el Gobierno, producirán efectos en las retenciones de IRPF de 2016 y en las declaraciones de 2017. El objetivo es “mejorar la progresividad, adecuar la fiscalidad de las empresas a sus resultados económicos y, sin salir del marco societario, facilitar la recuperación económica y el empleo estable de calidad a partir del establecimiento de nuevas deducciones”.

Según las estimaciones realizadas por la Hacienda Tributaria de Navarra, la aplicación de la reforma fiscal tendrá un efecto de 127,18 millones de euros en la recaudación de 2016 y 2017: 72,54 millones provendrán de las nuevas tarifas de IRPF (27,2 de las retenciones aplicadas en 2016 y 45,34 de la declaración de 2017); 14,43 millones por los cambios en el Impuesto de Patrimonio y que tendrán efecto en la declaración de 2017; y 26,05 millones en Sociedades (con 2,8 millones de efecto en 2016 y 23,25 millones en 2017).

Además, las novedades fiscales en el Impuesto de Hidrocarburos hacen prever una recaudación adicional de 14,15 millones en 2016 y se estudia su aplicación en 2017. Estos mayores ingresos permitirán “mejorar la financiación de las políticas públicas”.

La modificación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), recogida en el artículo 1 del proyecto de Ley y avalada por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e I-E, plantea una nueva tarifa general en la que se reordenan los tramos actuales y se eleva el tipo aplicable entre 0,5 y 4 puntos a partir de los 32.000 euros de base liquidable, quedando el tipo máximo en el 52% (actualmente es del 48%). Con la reforma, las actuales reducciones personales y familiares pasan a ser deducciones en la cuota del impuesto, a un 25% del importe actual.

En cuanto a la tarifa especial del ahorro, la reforma eleva de tres a cuatro los tramos existentes. Hasta 6.000 euros mantiene el tipo aplicable en el 19%; lo incrementa al 21% entre 6.000 y 10.000 euros; al 23% por rendimientos entre 10.000 y 15.000 euros; y al 25% los que estén por encima de esta cifra. Hasta ahora el límite era del 23%.

También se retoca la batería de deducciones aplicables. Además de las nuevas deducciones en cuota personales y familiares, se modifica la minoración por trabajo, haciéndola “más progresiva” y llegando a los 400 euros como mínimo, frente a los 700 actuales.

A su vez, se restringe la deducción por vivienda a las calificadas por VPO y sobre las que subsista en el momento de la adquisición una limitación de precio de venta. La deducción alcanza al 15% de las cantidades satisfechas, hasta un máximo de 7.000 eruos anuales. Tendrá efectos desde el 1 de enero de 2016.

También se modifica la exención por los trabajos realizados en el extranjero, limitándola a 30.000 euros, y excluyendo de ella los considerados “trabajos fronterizos”.

Asimismo, se rebaja el límite de aportación a Planes de Pensiones, dejándolo en 5.000 euros, 7.000 para mayores de 50 años, en ambos casos 1.000 euros menos. Se limita a 500 euros (igual que en el Impuesto sobre Sociedades) la deducción por el Impuesto sobre el valor de la Producción de la Energía Eléctrica, con lo que “se compensa ese tributo en su totalidad a más del 80% de los pequeños productores de renovables”.

Por último, al igual que en el Impuesto de Sociedades, se elimina la posibilidad de deducir las retenciones realizadas por entidad vinculada cuando no hayan sido ingresadas efectivamente. A estos cambios se añaden una serie de variantes técnicas que afectan a diversos aspectos del impuesto.

Durante el debate de la proposición de modificación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas se han discutido 36 enmiendas, 1 de ellas in voce, de las que se han aprobado 9 (todas las suscritas por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e I-E). Las 19 de UPN y las 3 de PPN iban dirigidas a vaciar de contenido la Ley mediante la supresión del articulado, por considerar que ·la reforma “deja a los contribuyentes de la Comunidad Foral en peor situación y abocados a pagar más impuestos que los del régimen común y los de la CAV”. En base a similares argumentos, tampoco han prosperado las 5 enmiendas del PSN.

Entre las novedades introducidas en el transcurso del debate efectuado en Comisión se encuentra la equiparación de las indemnizaciones por despido a la normativa estatal, de modo que al cobro fraccionado le sea aplicable también en Navarra la reducción del 30%, “siempre que la cuantía de los rendimientos íntegros no superen los 300.000 euros, tengan un período de generación superior a dos años y no se obtengan de forma periódica o recurrente”. La enmienda, suscrita por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e I-E, ha prosperado por unanimidad.

Por otra parte, se ha acordado la supresión de la exención de las retribuciones en especie relacionadas con los servicios educativos, que pasan a regularse por el régimen general. Este cambio afecta directamente a la Universidad de Navarra, pues las matrículas de trabajadores y familiares volverán a tributar como salarios en especie.

Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e I-E han justificado su enmienda en la “ausencia de beneficio social” derivada de una situación de “excepcionalidad que se traduce en un tratamiento fiscal desigual. En 2011, a raíz de la reforma ad hoc acordada por UPN y PSN, se le dio carta de legalidad a esta situación de privilegio y ahora lo único que se pretende es volver a un escenario de equidad”.

UPN, por su parte, ha sustentado su posición contraria en el “mal quehacer tributario que supone legislar para lo particular, sin que encima reporte un beneficio general. En este caso se va contra 400 trabajadores de una entidad concreta, cuando hay otros colectivos de trabajadores que también tienen beneficios en esta materia”.

El PPN ha tildado la enmienda de “sectaria, rozando el odio en lo ideológico contra una de las empresas más importantes de esta Comunidad, como es la Universidad de Navarra. Se trataba de un bono social, estamos radicalmente en contra de su eliminación”. El PSN ha votado a favor de la enmienda.

En lo que a la deducción por inversiones en instalaciones de energías renovables, se ha resuelto por unanimidad hacer extensiva esta bonificación a otra clase de instalaciones, además de las térmicas de biomasa. Lo acordado casa con el objetivo general del III Plan Energético de Navarra Horizonte 2020, donde se contempla el “impulso de la producción renovable de energía a partir de todas aquellas fuentes en que resulte competitiva”.

En otro orden de cosas y de nuevo por asentimiento, se ha determinado que, a efectos del IRPF, el reconocimiento de la situación de dependencia conlleve el reconocimiento de una discapacidad igual o superior al 65%. Ello pese a que los procedimientos de valoración y reconocimiento de una y otra situación se regulan por normativas diferentes y dan lugar a prestaciones, servicios y niveles de protección distintos.

Finalmente y apropósito de la lucha contra la evasión fiscal, se ha convenido la adición de sendos apartados vinculados a la aplicación del régimen de estimación objetiva en el IRPF, de modo que “al computar el volumen de ingresos que determina la exclusión del citado régimen se tendrá en cuenta también (en iguales circunstancias que en las actividades desarrolladas por el cónyuge, los descendientes y los ascendientes, así como las entidades en régimen de atribución de rentas en las que participen cualquiera de las anteriores) el volumen de las operaciones correspondientes a las entidades (normalmente sociedades mercantiles) con las que el sujeto pasivo tenga vinculación, en los términos del artículo 28 (reglas de valoración) de la Ley Foral del Impuesto de Sociedades”. El PPN se ha abstenido, mientras el resto ha votado a favor

En ese contexto y por unanimidad, se ha establecido que la exclusión del citado régimen de estimación objetiva “para el año inmediato posterior cuando, con independencia del volumen de ingresos, el sujeto pasivo facture más del 75% a empresarios o profesionales que sean su cónyuge, descendientes, ascendientes, entidades en régimen de atribución de rentas en las que participen cualquiera de los anteriores o entidades con las que mantenga vinculación en los términos establecidos en el artículo 28 de la Ley Foral del Impuesto de Sociedades”.

Finalmente y en aras a la seguridad jurídica, se ha aprobado por unanimidad retrasar un año, hasta el 1 de enero de 2016, la entrada en vigor de los preceptos relativos a la tributación de la distribución de la prima de emisión de acciones o participaciones correspondientes a valores no admitidos a negociación en mercados regulados de valores; y a la tributación de la reducción de capital que tenga por finalidad la devolución de aportaciones correspondientes a valores no admitidos a negociación en mercados regulados de valores.

Los cambios introducidos en el Texto Refundido de la Ley Foral del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, recogidos en el artículo 1 del proyecto de reforma de la normativa fiscal, han contado con los votos a favor de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e Izqauierd-Ezkerra, la abstención de PSN y los votos en contra de UPN y PPN.

El proyecto de Ley de modificación del Impuesto sobre el Patrimonio, avalado por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e I-E, mantiene la actual tarifa de tipos, pero introduce cambios en los límites: el mínimo exento se fija en 550.000 euros (800.000 en la actualidad); el umbral de tributación se sitúa en 1.000.000 euros (ahora 1,5 millones); y el tratamiento de bienes y participaciones empresariales pasa de exención a deducción del 100% de la cuota correspondiente a los primeros 500.000 euros de valoración y del 80% de la cuota correspondiente al resto.

La vivienda habitual continúa exenta en los primeros 250.000 euros de su valor. Sí se modifica el llamado escudo fiscal, ya que la reducción de la cuota podrá ser, como máximo, del 65% (antes 75%) si las cuotas de IRPF y Patrimonio superan el 65% de la base imponible del IRPF.

El objetivo último de los cambios operados es, según han alegado Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e I-E, “tratar de llegar a un núcleo reducidísimo de grandes contribuyentes con residencia en Navarra para que aporten un poco más”.

UPN, PSN y PPN se han opuesto a las modificaciones introducidas en gravamen, por considerar que deja a los ciudadanos navarros “en desventaja fiscal frente al resto de las comunidades españolas”. A ese respecto, han coincidido en señalar que esa gran diferencia en la presión fiscal patrimonial pudiera “incentivar deslocalizaciones y pérdidas de recaudación en Patrimonio y, consecuentemente, en IRPF y Sociedades”.

UPN ha propuesto deducir de la cuota del impuesto de Patrimonio el 100% de la parte proporcional correspondiente al valor de los bienes y derechos afectos a actividades empresariales y profesionales, por estimar que “no se trata de bienes suntuosos, sino de bienes necesarios para sostener el empleo y la actividad, algo que redunda en beneficio de la sociedad”. El apoyo de PSN y PPN ha sido insuficiente ante el rechazo de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e I-E.0

Durante el debate de la proposición de modificación del Impuesto del Patrimonio se han discutido 10 enmiendas, 2 de UPN, 3 de PPN y 5 de PSN, de las que no se han aprobado ninguna.

Los cambios introducidos en la Ley Foral 13/1992, de 19 de noviembre, del Impuesto sobre el Patrimonio, recogidos en el artículo 2 de la proposición de reforma de la normativa fiscal, han contado con los votos a favor de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos-Ahal Dugu e Izquierda-Ezkerra, la abstención de PSN y los votos en contra de UPN y PPN.

El debate del dictamen en relación con el proyecto de Ley Foral de modificación de diversos impuestos y otras medidas tributarias continúa mañana en el seno de la Comisión de Hacienda y Política financiera (11:00), con la discusión de las enmiendas relativas a los impuestos de Sociedades e Hidrocarburos.

www.parlamentodenavarra.es
• Publicación del proyecto de Ley Foral (BOPN, n.º 28, de 11-11-2015)